MANEJO INTEGRAL DE LOS ACEITES LUBRICANTES USADOS – GENERADOR Y ACOPIADOR

Los aceites lubricantes usados son aquellos aceites de motor, transmisión o hidráulico que se generan luego de que su ciclo de vida útil ha terminado, que ya han perdido sus propiedades y que durante su uso se contaminaron con otros materiales. Estos aceites son sustancias altamente peligrosas para la salud y el medio ambiente y por ello deben separarse, almacenarse, transportarse y disponerse o tratarse de manera apropiada.

PROBLEMÁTICA DE LOS ACEITES USADOS

  • Contaminación hídrica
  • Contaminación atmosférica en la combustión de aceites por contaminantes presentes en el mismo y por deficiencias en el proceso.
  • Contaminación de suelos.
  • Alteración del funcionamiento de plantas de tratamiento de aguas residuales.
  • Afectación a la salud de las personas que entran en contacto con los aceites usados.
  • Falsificación de aceites lubricantes
  • Empleo en usos no permitidos.

 

RESPONSABILIDADES DE LOS GENERADORES Y ACOPIADORES

El generador será responsable de los residuos que genere. La responsabilidad se extiende a sus afluentes, emisiones, productos y subproductos por todos los efectos ocasionados a la salud y al ambiente.

Todos los generadores y acopiadores de aceites usados tienen principalmente las siguientes responsabilidades:

  1. Seguir las instrucciones de manejo seguro suministradas por el fabricante de lubricante.
  2. Realizar el cambio de aceite lubricante en establecimientos que cumplan con los requisitos mínimos de acopio y la normatividad vigente.
  3. La responsabilidad subsiste hasta que el aceite lubricante usado sea aprovechado o dispuesto con carácter definitivo, bien sea que lo venda, ceda, reprocese o ejecute cualquier otra actividad con él.
  4. Quienes resulten responsables de la contaminación de un sitio por efecto de un manejo o una gestión inadecuada del aceite usado, están obligados a diagnosticar, remediar y reparar el daño causado a la salud y al medio ambiente, conforme a las disposiciones legales vigentes.
  5. Contar con el personal idóneo para el manejo de los aceites usados.
  6. Entregar los aceites usado sólo a transportadores que cumplan con lo establecido en el decreto 1609 que reglamenta el transporte de residuos peligrosos.
  7. Entregar el aceite sólo a receptores acreditados por la autoridad ambiental competente y que cumplan con la normatividad vigente.
  8. Exigir certificado de movilización del aceite usado al conductor de la unidad de transporte por cada entrega que se haga y archivarla por un mínimo de 24 meses a partir de la fecha de recibido del certificado.
  9. Exigir copia del certificado de aprovechamiento o disposición final del aceite lubricante usado.
  10. Contar con un plan de contingencia actualizado para atender cualquier accidente o eventualidad, cumpliendo con la normatividad vigente.
  11. Responsabilizarse solidariamente cuando se produzca un derrame o esparcimiento del aceite lubricante en las actividades de cargue, transporte y descargue del mismo.
  12. Identificar, evaluar y cumplir con los requisitos de la normatividad legal vigente y aplicable.

 

OTROS ASPECTOS IMPORTANTES PARA CONSIDERAR SOBRE EL MANEJO DE ACEITES USADOS

  • Contar con instalaciones adecuadas, como pisos, señalización, etc.
  • Tener disponibles los equipos requeridos para el cambio de aceite y manejo del mismo.
  • Mantener los elementos requeridos para el almacenamiento temporal.
  • Garantizar en todo momento el confinamiento del aceite.
  • Contar con material oleófilico para el control del goteo.
  • No descargar aceites al sistema de alcantarillado. Contar con instalaciones adecuadas, como pisos, señalización, etc.

 

Fuentes: